Y pasaron 9 años…

Hoy venía conduciendo al trabajo escuchando la canción de Alejandro Sanz que habla sobre el “Camino a casa” (para los que quieran escuchar la canción, les dejo el link: http://youtu.be/7J_gje4wVcI) y recordé lo que viví hace ya 9 años.

Y si, hubo un día donde yo tenía una casa, pequeña pero acogedora, llena de detalles, llena de historias. En esa casa tuve una vida distinta a la que hoy tengo, era una chica casada con una vida tranquila, estable, con pocas aspiraciones, con un marido que quería una vida sencilla y sin altibajos. Para entonces, España pasaba por una temporada buena, había trabajo y todos vivíamos medianamente bien. Tenía todo lo que en aquella época consideraba necesario.

Pero en el fondo, mi propia naturaleza me gritaba que esa estabilidad y tranquilidad era superficial, que yo tenía que seguir buscando mi verdadera felicidad. Esa voz retumbó en mi por algún tiempo, unas veces la callaba diciendo que estaba bien como estaba, otras ponía la música más alta y trataba de no prestale atención, pero la voz insistía en que tenía que hacer algo al respecto. Recuerdo también con tristeza que mi familia no me reconocía, les parecía tan raro verme tranquila y pasiva, que en algún momento creyeron que realmente siempre había sido así y que lo otro había sido sólo un espejismo.

Finalmente llegó el día en que tuve que ponerme frente al espejo y hacerme esa pregunta, Realmente es esto lo que quiero en mi vida? o simplemente estoy viendo pasar la vida de forma pasiva, aceptando las cosas como son, sin hacer cambios, sin afrontar riesgos? Y ahí me di cuenta, que todo lo que estaba viviendo en ese momento, no era lo que yo realmente quería, no era lo que yo buscaba. Y tuve que tomar las riendas y cambiar de rumbo.

A partir de ese día, mi vida cambió por completo, la separación con mi marido fue inminente, no sólo era una separación de papeles, sino una separación de maneras de pensar, de ver el futuro, de vivir. Tuve que recoger mis cosas y mis sueños en cajas de cartón y llevarlas a otro sitio para comenzar de nuevo y si… tuve mucho miedo, pero no podía dejar de hacerlo.

Hace 9 años yo dejé esa casa, y muchas veces la recuerdo, la añoro y la extraño. Hay cosas que dejé ahí que nunca más volví a ver, cosas queridas, recuerdos entrañables, y desde entonces no dejo de buscar mi casa, mi espacio, mi sitio en este mundo. Aún hoy tengo cajas de cartón llenas de recuerdos y detalles de una casa que todavía no logro materializar.

Pero no quiero que se queden con esa parte triste de la historia, lo que les cuento lo hago para decirles que hoy, me siento más cerca de ese “camino a casa” como dice la canción, hoy si me veo en el espejo y me reconozco, ya me parezco a esa mujer que siempre quise ser, una mujer optimista, con muchos sueños, con energía para luchar y hacerlos realidad, una mujer de muchos conocidos y pocos amigos de verdad, una persona con una familia maravillosa que apuesta por mi y me quiere tal y como soy, con mis defectos y virtudes. Y si… no soy convencional, pero… y quién sinceramente lo es?

Si les cuento esto, es para que también hagan la reflexión. Seguramente muchos si están en el camino correcto, pero otros quizás no. Tomen las riendas de sus vidas, decidan, apuesten… en pocas palabras vivan sus vidas con intensidad. Que la que tenemos delante, es la única que tenemos en las manos y hay que hacerlo lo mejor posible por nosotros mismos, para nuestros corazones.

Anuncios

2 pensamientos en “Y pasaron 9 años…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s